Hijos / Hijas de Perú

No Respondió al País

31 de Julio de 2013 -

Foto - No Respondió al País

Por Rocío Silva Santisteban

El Presidente de la República en su discurso de 28 de julio ignoró los grandes reclamos ciudadanos y se dedicó a dar un listado de obras, así como de decisiones políticas de cara a las usuales presiones de los poderes fácticos para asegurar “medidas de impacto para destrabar inversiones”. Como continuación de su política de inclusión, que es la única manera como se percibe la construcción de justicia social, mencionó una serie de programas sociales que sirven en realidad para menguar en las zonas más vulnerables los embates del capitalismo extractivista o para poner en activo el “capital humano”.

Al final del mismo, insistiendo en una mirada del país finisecular y prevelasquista, propuso que el país requiere de un proceso de industrialización y sustitución de exportaciones de materias primas. Es cierto, pero estas propuestas no pueden ser viables hoy sin una mirada ecopolítica que impulse el cuidado del medio ambiente, del agua y de la seguridad alimentaria para la supervivencia de la especie.

Por otro lado, Ollanta Humala Tasso comenzó su discurso sosteniendo que era imprescindible “aprender de los errores”, pero durante el mismo ignoró todos los temas relativos a derechos humanos. Este año en que se cumplen los diez de la entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación el presidente no le dedicó ni una línea a la deuda que nuestro país tiene con los más de 150 mil afectados y víctimas de esos años terribles de violencia subversiva y represión autoritaria del Estado peruano.

Ni una mención a las reparaciones, a la judicialización de casos o siquiera al tema de memoria que, este año, finalmente podrá concretar la construcción del Lugar de la Memoria en una zona de la capital. Tampoco salió a relucir uno de los actos dignificantes más importantes de los últimos años del Estado peruano: las disculpas públicas que el Ministro de Justicia Daniel Figallo pidió a las familias Anzualdo, Cantoral, Baldeón y García por el asesinato de sus hijos o hermanos. El Presidente hubiera podido redituar esta situación, pero al parecer no le dio importancia.

Por último también ignoró casi todo lo referido al reclamo justo de los pueblos indígenas sobre la consulta previa, libre e informada y obvió mencionar siquiera el embalse del contenido de la base de datos de pueblos indígenas. Esperamos que con las nuevas designaciones en el Ministerio de Cultura lo referido a la álgida situación del Viceministerio de Interculturalidad no se neutralice con funcionarios flexibles a los reclamos del Minem y, por cierto, de la empresas interesadas en acallar a los indígenas en Cañaris o el Lote 88. El presidente Humala solo mencionó la situación de los maicuna y la reserva donde viven, pero no habló ni de los candosi con hepatitis congénita ni de una serie de temas pendientes con los grandes olvidados de nuestro país.

Teniendo a la gente en la calle reclamando por institucionalidad democrática y por exigencias laborales totalmente atendibles, que el Presidente del Perú haga oídos sordos a los gritos del pueblo, nos lo muestra con un liderazgo más cercano al “mando” que a la legitimidad. Un año más de frustración frente a un discurso mediocre y burocrático.

Publicado en el diario La República, martes 30/07/2013

Enlace: http://derechoshumanos.pe/2013/07/no-respondio-al-pais/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+CoordinadoraNacionalDerechosHumanos+%28Coordinadora+Nacional+de+Derechos+Humanos%29