Hijos / Hijas de Perú

La dictadura cívico-militar de Fujimori


29 de Junio de 2009 - Rafael Foto - La dictadura cívico-militar de Fujimori La dictadura cívico-militar de Fujimori fue un periodo nefasto para el Perú. Fujimori llegó al poder en 1990 aprovechándose del repudio general a los partidos políticos tradicionales, en base a mentiras y sin un plan de gobierno. Durante 10 años vivimos en la impunidad total, donde nuestros derechos a la salud, educación, alimentación se volvieron mercancías. Los derechos no eran garantizados por el Estado, sino que estos eran otorgados gracias a la “bondad” de nuestro presidente. Vivimos bajo el terror y la represión de Estado, donde al amparo del proceso de “pacificación” el derecho a la vida fue inexistente para las grandes mayorías. Hoy a 9 años de culminado este periodo, seguimos viviendo bajo el mismo aparato estatal que junto a Montesinos construyeron, en la impunidad. Las secuelas del terrorismo de Estado pesan aún sobre nosotros. Fujimori prometió durante su campaña no realizar un shock económico. Sin embargo, al servicio de los intereses del FMI y el BM, decretó esta misma medida poco tiempo después de iniciado su gobierno. El shock implementado trajo consigo un alto costo económico y social; las privatizaciones de servicios públicos, los despidos masivos y la anulación de programas sociales caracterizaron este gobierno. El 5 de abril de 1992 Fujimori junto a las fuerzas armadas perpetraron un autogolpe de Estado disolviendo el congreso, anulando la constitución y tomando el control de diversas instituciones estatales. Durante nueve meses el país fue gobernado sólo por el ejecutivo bajo el control absoluto de Fujimori. Este sería el preludio de los próximos 8 años, la nueva constitución de 1993 de corte neoliberal, prepararía el marco jurídico para que nuestra economía quede a merced de los intereses extranjeros y para la violación sistemática de los derechos humanos de todos los peruanos en el mal llamado periodo de pacificación, teniendo su punto culminante con la ley de amnistía para policías y militares implicados en los casos de violación a los derechos humanos decretada en 1995. El proceso de “transición” a la democracia viene siendo realizado dentro de una paradoja. Mientras muchos reconocen todo lo negativo, corrupto y nefasto que fue la dictadura y el aparato estatal que de ella se generó, no se ha cambiado nada de ésta. Continuamos con la misma constitución, se orienta cada vez más nuestra economía hacia los intereses extranjeros, la salud, educación y alimentación son una mercancía más y no un derecho, y a pesar de haber dado el primer paso para conocer la verdad del proceso de guerra interna en el país, no existe una voluntad política que busque la transformación de esta realidad. No se puede negar que las luchas de diversos sectores sociales fueron las reales causas del fin de la dictadura, y de que hoy Fujimori y algunos políticos y militares fueran finalmente encarcelados y sentenciados. Y aún cuando estos son avances importantes en la búsqueda de verdad y justicia, no podemos olvidar que sólo habrá plena justicia cuando haya equidad, salud, educación y alimentación para todas las personas.

 

 

blog comments powered by Disqus